Régimen Laboral de los Extranjeros en la República Dominicana

You are here: Home » Régimen Laboral de los Extranjeros en la República Dominicana

Lic. Jordi Carrasco Blade
Abogado, socio fundador de la firma,
Carrasco-Blade

Los extranjeros autorizados a permanecer en el país gozan de los mismos derechos civiles que los dominicanos. Los extranjeros habilitados a trabajar disfrutan de la protección de las Leyes laborales y sociales de lugar. De igual manera, la verificación de las infracciones a las normas migratorias no exime a los empleadores del pago de sueldos, salarios u otro tipo de remuneración, al personal extranjero que le hubiere dado trabajo y ocupación en violación a la Ley.

Las leyes concernientes al trabajo son de carácter territorial. Rigen sin distinción a dominicanos y a extranjeros, salvo las derogaciones admitidas en convenios internacionales. Así mismo, se prohíbe cualquier discriminación, exclusión o preferencia basada en motivos de sexo, edad, raza, color, ascendencia, etc.

La Ley General de Migración No. 285-04 establece que todo empleador al contratar o proporcionar un trabajo a un extranjero, deberá constatar su permanencia legal en el país y que el mismo se encuentra habilitado para trabajar, para lo cual exigirá sin excepción la presentación de los siguientes documentos:

  1. Carné de residencia temporal o permanente.
  2. Carné de cédula de identidad para extranjeros.
  3. Carné de trabajo para los trabajadores temporeros.

Según la Resolución No. 25-2001 emitida por el Ministerio de Trabajo en fecha seis (6) del mes de junio del año 2001 los empleadores de trabajadores extranjeros están obligados a registrar en la mencionada institución los contratos de trabajo celebrados con los mismos. Para lo cual deberán cumplir con los siguientes requisitos:

  1. La empresa para la cual va a trabajar la persona extranjera contratada, tenga su planilla de personal fijo depositada en el Ministerio de Trabajo de conformidad con lo establecido en el Art. 15 del Reglamento 258-93 de fecha 1 de octubre de 1993 para la aplicación del Código de Trabajo.
  2. Que el contrato de trabajo haya sido formalizado por escrito, en cuatro (4) originales y dos (2) se depositen en el Ministerio de Trabajo para fines de registro, en el plazo señalado por la Ley, anexándole una fotocopia del visado del trabajador.

Por otra parte el Departamento de Trabajo dispondrá las medida pertinentes a fin de determinar si se cumple con el Código de Trabajo y sus reglamentos, y en caso de comprobarlo, procederá a registrar dicho contrato, en caso contrario lo devolverá a la parte para que en un plazo de cinco (5) días haga la corrección siempre que el contrato sea susceptible de la misma. Cuando no se depositen los documentos corregidos en el plazo señalado, el Director de Trabajo negará el registro.

El empleador que proporciona trabajo o contrata a un extranjero que no está habilitado para trabajar según las disposiciones de la Ley General de Migración, queda obligado a pagar los gastos de deportación, sin perjuicio de las demás sanciones que sean aplicables como son las multas, que comprenden entre cinco (5) a treinta (30) salarios mínimos. En cuanto al trabajador ilegal la sanción es la deportación.

La Ley 87-01 que crea el Sistema Dominicano de la Seguridad Social en su Art. 5 establece que tienen derecho a ser afiliados al Sistema Dominicano de la Seguridad Social (SDSS) todos los ciudadanos dominicanos y los residentes legales en el territorio nacional. El mismo artículo en el literal C PARRAFO amplía de la siguiente manera: Están cubiertos por las disposiciones de la presente Ley los ciudadanos dominicanos que laboran en los organismos internacionales dentro del país. Están excluidos, el personal radicado en el país de misiones diplomáticas extranjeras y de organizaciones internacionales y el personal expatriado de empresas extranjeras, en la medida en que estuviesen protegidos por sus propios regímenes de seguridad social. Estas misiones podrán acogerse a los beneficios de la presente Ley para cubrir en forma parcial o total a su personal, como complemento a sus propios planes o como única cobertura para sus empleados. Sin perjuicio de lo anterior, el SDSS podrá establecer convenios de protección reciproca a los ciudadanos de otras naciones residentes en el país y a los ciudadanos dominicanos residentes en otros países.

En el plano práctico, lo que nos quiere decir el artículo transcrito anteriormente es que el derecho para el registro de los empleados extranjeros en la Tesorería de la Seguridad Social en lo referente al Seguro familiar de salud, seguro de vejez, discapacidad, sobrevivencia y contra riesgos laborales surge al momento en que los extranjeros posean el debido permiso de residencia dominicana. Ahora bien, como es ampliamente conocido la tramitación del permiso de residencia en la República Dominicana tarda varios meses. Es por esta razón que las empresas pueden registrar mediante el número de pasaporte el pago del salario de sus expatriados que no poseen el permiso mencionado precedentemente a través del Sistema Único de Información y Recaudo de la Tesorería de la Seguridad Social, la cual le reporta a la Dirección General de Impuestos Internos y al Ministerio de Trabajo. De esta manera la empresa puede deducir estos gastos de su Declaración Anual de Impuesto Sobre la Renta y hace figurar a estos empleados en la planilla de personal fijo local.

Como se puede apreciar esto funciona únicamente para los efectos tributarios y para fines laborales. Una vez aprobado el permiso de residencia se procede a modificar el registro con el número de la cédula de identidad del trabajador extranjero para que este pueda realizar las cotizaciones correspondientes en el Sistema Dominicano de la Seguridad Social de la Tesorería de la Seguridad Social. Es de suma importancia que este cambio tenga lugar inmediatamente el empleado extranjero obtenga su permiso de residencia, ya que, a partir de ese momento es que surge la obligación de las cotizaciones en el sistema. En caso de que no se desee cumplir con esto último debido a que el trabajador extranjero se encuentre cotizando en su país de origen deberán aportar la prueba documental al Departamento de Auditoría de la Tesorería de la Seguridad Social a los fines de evitar una posible fiscalización y el pago de las multas y moras correspondientes por el incumplimiento del registro.

Es muy usual que al momento del registro de la cédula de identidad del extranjero la misma no figue en la base de datos de la Tesorería de la Seguridad Social, por lo cual se deberá obtener una certificación de la Junta Central Electoral en la cual se especifique que la cédula es válida. Lamentablemente la razón por la cual esto tiene lugar es debido a que las instituciones tanto públicas como privadas no tienen acceso a las actualizaciones constantes que lleva a cabo la Junta Central Electoral en su base de datos relativas a los ciudadanos extranjeros.

Por otra parte en los procesos de tramitación de permisos de trabajadores temporeros y permisos de residencia sustentados en contratos de trabajo, las empresas deberán responsabilizarse mediante Declaración Jurada a los gastos de manutención, repatriación (en caso de ser necesario), respecto de las condiciones morales y económicas del extranjero.

La Dirección General de Migración está facultada para realizar inspecciones en los lugares de trabajo, a los fines de tomar las medidas de lugar, sin perjuicio de las comprobaciones y acciones que emprenda el Ministerio de Trabajo.

El ochenta por ciento (80%), por lo menos, del número total de trabajadores de una empresa debe estar integrado por dominicanos. Los salarios percibidos por los trabajadores dominicanos de una empresa deben ascender, en conjunto, al ochenta por ciento (80%) por lo menos, del valor correspondiente al pago de todo el personal. Están exceptuados de lo enunciado anteriormente los salarios percibidos por los siguientes trabajadores:

  1. Trabajadores que desempeñen labores técnicas.
  2. Trabajadores de dirección o gerencia.
  3. Los extranjeros casados con personas dominicanas, que tengan en el país más de tres (3) años de residencia ininterrumpida y más de dos (2) años de casados.
  4. Los extranjeros que hayan procreado hijos dominicanos y tengan en el país más de cinco (5) años de residencia ininterrumpida.

Son trabajadores técnicos aquellos cuyas labores requieren conocimientos científicos.

Otra excepción lo constituyen los casos de permisos hasta un (1) año concedidos por el Poder Ejecutivo que sean empleados en empresas agrícolas-industriales, braceros extranjeros o trabajadores a jornal utilizados exclusivamente en trabajo del campo.

La violación de este precepto legal está catalogado de Muy Grave por el Código de Trabajo Dominicano y conlleva sanciones de multas de tres (3) a doce (12) salarios mínimos y en caso de reincidencia se aumenta el importe de la multa en un cincuenta por ciento (50%) de su valor. Cuando el infractor sea una persona moral, la pena de prisión se aplicará a los administradores, gerentes, representantes o personas que tengan la dirección de la empresa.

En caso de que una empresa requiriera reducir su personal, por causas autorizadas por la Ley, las reducciones deberán ser hechas en el siguiente orden:

  1. Trabajadores extranjeros solteros;
  2. Trabajadores extranjeros casados;
  3. Trabajadores extranjeros casados con personas dominicanas;
  4. Trabajadores extranjeros que hayan procreado hijos dominicanos;
  5. Trabajadores dominicanos solteros;
  6. Trabajadores dominicanos casados.

Esta regla no tiene un carácter absoluto. El Ministerio de Trabajo puede autorizar excepcionalmente la no aplicación de las disposiciones arriba mencionadas si se demuestra que su ejecución puede producir un perjuicio grave a la empresa.

Show Comments